Pocas dudas quedan sobre los beneficios de la meditación en nuestra vida diaria agitada, estresada y llena de actividades.

La meditación tradicional es una actividad que ayuda a lograr la paz interior. Las meditaciones guiadas son una manera fácil y práctica para comenzar a meditar. La persona recibe instrucciones de otra o de una grabación que será su guía para facilitar la concentración requerida y visualizar aquello que deseas cambiar o remover de tu vida en un estado meditativo.

Las meditaciones guiadas ayudan a imaginar vívidamente las experiencias positivas que representan, directa o simbólicamente, los cambios que deseas lograr tu vida. Debido a que la mente no distingue la diferencia entre lo real y lo imaginado, lo da por un hecho. A través de la repetición, esto se llega a convertir en una nueva forma de ser.

Las técnicas tradicionales de meditación requieren cierta curva de aprendizaje, sobre todo cuando la mente da saltos por todos lados sin control ya que no se cuenta con el dominio de la propia mente para calmarla.

El objetivo de la meditación no es controlar tus pensamientos, sino evitar que tus pensamientos te controlen a ti.

Con las meditaciones guiadas y ejercicios de visualización puedes:
– Mejorar la visión de tu vida
– Lograr un desarrollo espiritual más elevado
– Aumentar tu sensación de paz y tranquilidad
– Aumentar tu nivel de confianza y autoestima
– Lograr tus metas
– Eliminar comportamientos contraproducentes para ti
– Una meditación guiada al igual que una visualización o audio subliminal bien diseñado suele incluir sugerencias positivas que hacen que “vivas” anticipadamente los cambios que deseas experimentar en tu vida diaria.